LA MEDIA NARANJA (PILDORITA VIII)

La media naranja. En la edición de esta semana, hemos recibido una propuesta de una de nuestras lectoras. Nos hemos puesto manos a la obra, y esperamos que sea de su agrado. 

En la Fanpage de Facebook, Listosparadespegue encontrarás la versión en vídeo de este artículo.

El cine, las novelas románticas y otras historias para no dormir nos bombardean con sus guiones ideales que distan a una eternidad de la realidad. De vez en cuando, conocemos historias sorprendentes en las que sus protagonistas podrían representar la trama perfecta digna de galardón. Pero insisto, siguen siendo de carne y hueso con sus preferencias, actitudes y respuestas ante la vida.

¿Qué sucede a día de hoy con las relaciones? ¿Dónde está el príncipe azul?

Primera pregunta que te proponemos: ¿Qué tipo de vida quieres vivir?  Así estamos cogiendo un atajo interesante. Es mucho más fácil centrarse en aquello que queremos tener, el estilo de vida que queremos llevar y por supuesto ponerlo en práctica , así luego poder descartar aquellas personas que no viven en consonancia con nuestros deseos. Muchas veces creemos conocer a don perfecto, nos ilusionamos y soñamos despiertos, resulta que le echamos el sambenito de la expectativa y en pocos meses no queda ni rastro de lo que fue. Y no es por egoísmo, es pura realidad. De entrada esperar que la otra persona cambie o sacrificarnos por los demás nos entrega demasiados boletos para tener una experiencia frustrante. 

En el fondo, tendemos a señalar los defectos del otro sin analizar los nuestros. Creemos que el amor tiene todas las respuestas, que suplirá nuestro aburrimiento y nos hará ser felices las veinticuatro horas, y se nos olvida con facilidad que la aceptación es nuestra fiel aliada. Porque esperamos demasiado del otro, porque se convierte en responsable de nuestro bienestar. Y eso es muy egoísta, al fin y al cabo nuestra prioridad debería ser convertirnos en un individuo completo que comparte su mejor versión con otra persona que le acompaña a lo largo del trayecto, con el fin de completarse el uno al otro. De lo contrario nos centramos en la carencia, esperando que sean otros quienes nos hagan felices partiendo de la desdicha.

Un ejercicio práctico: define quién quieres ser y qué tipo de actividades quieres realizar fuera del trabajo. Estarás ante nuevas experiencias y conocerás a gente interesante afín a tu forma de ver la vida. El resto puede que sea un capricho del destino…

Si hoy no ha sido un buen día, recuerda que mañana saldrá el sol.

P.d. Si le quieres poner una banda sonora a esta “pildorita” esta canción le va perfecta!

https://youtu.be/1AJmKkU5POA