MAESTRA DE MUCHOS (PILDORITA XVII)

Si cuando el alumno está listo, el maestro aparece; quizás deberíamos valorar estar listos de forma imperfecta más a menudo. Por tanto para fluir, consideremos ser más livianos y así partir con menos pre-ocupaciones de antemano. Sin esperar a un tiempo mejor, y con más calma.

Y Louise L. Hay hablaba mucho sobre la fluidez, sobre esa confianza en el presente y el valor del amor omnipresente en el universo, capaz de sanar cualquier herida.

La primera vez que me hablaron sobre su best-seller Usted puede sanar su vida, pensé que parecía algo muy sencillo de realizar. Y ahí, pese a esa carencia científica, conocer que funcionaba para cientos de miles de personas, despertó en mi esa llamada a la acción, ¿y por qué no?

Eliminé palabras limitativas de mi lenguaje del tipo: no puedo, es imposible, nunca.

Escucho a personas que cuentan sus testimonios frente a la adversidad para entender su actitud y esa fe inquebrantable que les ayudó a superar esos embates. Porque gracias a la batalla que enfrentó a Hay con el cáncer, decidió tomar el toro por los cuernos y compartir con el resto su experiencia. Al final, tras un proceso de auto transformación venció por goleada y para su épica vivencia decidió tomar un camino alternativo. 

Ella creía a ciegas en la capacidad del ser humano para iniciar nuevos caminos, en cualquier momento y en cualquier lugar, de forma independiente a sus circunstancias. Porque según su filosofía de vida, nuestra realidad viene determinada por nuestros pensamientos del pasado y nuestra visión del presente. Y una salud débil, en parte bebe de las emociones, alimentadas por nuestros pensamientos negativos y alejados de nuestra valía que producen un bloqueo energético en determinados órganos que manifiestan nuestra: inseguridad, ira, decepción. Existe un hilo que conecta las emociones y la enfermedad, aunque sea invisible, para nuestro bien es dúctil. 

Y dependiendo de nuestro bombardeo en silencio, somos capaces de recuperar nuestra salud e incluso esta escritora afirma:

“Para soltar el pasado debemos estar dispuestos a perdonar”.

Agradecer a Louise su legado, sus enseñanzas marcadas por su forma de entender la adversidad que ayudan a miles de personas a ser mejores y a entender la adversidad desde un plano emocional.

¡Vuela alto maestra!

En nuestra Fanpage en Facebook Lourdes Carmona Listos para Despegue encontrarás el vídeo correspondiente a esta pildorita. 

Recuerda; si hoy no ha sido un buen día, mañana saldrá el sol.