Operación bikini 2017 (Pildorita IV)

Llega el verano y en breve las rebajas además del agobio que a ciertas personas les produce la guerra de tallas. Es el momento de la verdad, sin el polígrafo de la CÍA. Cualquier espejo del probador dictará la sentencia. 

Llega un mensaje alentador para aquellos que sufren este suplicio, es evidente que sería necesario otro punto de vista sobre la imagen personal. Está claro que la publicidad y el cine son absolutamente culpables de nuestra búsqueda de la perfección. Ha llegado la hora de la aceptación.

Hace unos 25 años inicié, y el que fuese más tarde mi gran reto personal, quería ser piloto. Mi primera opción fue el ejército y entre varios desafíos, debía superar unas pruebas físicas pese a mi sobrepeso. Vestía una talla 48, tras unos años pasó a ser una 36-38. Mediante una dieta adecuada, buscando el ejercicio que más me gustaba además de disfrutar, y mucho con el corte de manga que le hacía al espejo del probador al enfundarme una talla menos.

Nunca más se supo de todos esos kilos, pasaron a ser historia gracias al cambio de hábitos.

Mientras tanto, de aquí a que estrenes tu nuevo traje de baño te propongo;

-Una alimentación más rica en nutrientes, sustituyendo azúcares y sus versiones light.

-Desayuna SIEMPRE como una reina, 5 comidas al día y todo aquello del súper que sea muy apetitoso, sean papas o que termine en “ITO”, siempre lejitos.

  • ¿Qué hacemos con las cervecitas? Una cerveza en su versión sin alcohol constituye una de las bebidas más hidratantes que se conocen. Tómala y recuerda que el pan no engorda, engorda lo que le ponemos dentro.
  • Descansa el tiempo que tu cuerpo necesita, la media gira en torno a las 7 horas. ¡También hay marmotas que necesitan al menos 10! En definitiva, aunque resulte extraño si estamos cansados tomamos malas decisiones, tendemos a cocinar menos y por supuesto que cuando el hambre aparece, devoramos lo primero que se nos pone delante. Y esa no es la actitud.
  • Planifica tus comidas cada semana, haz una lista para ir al súper y que sean sus productos los únicos que entren en la cesta. Cocina y congela, después de una larga jornada de trabajo al llegar a casa agradecerás tener una ración preparada y sana o bien quizás, optes por llevarla a la oficina y de una vez por todas sustituir esa guarnición de fritanga del mesón de la esquina que siempre terminas comiendo y con mahonesa.

OLVIDA LAS DIETAS MILAGRO, LOS CAMBIOS INMEDIATOS en nuestro organismo no son productivos, dan paso al conocido efecto rebote. OLVÍDALO.

-Busca una actividad cardiovascular que te guste, si te cuesta hacerlo a solas, busca un compañero de fatigas para la sesión y compartid vuestras metas. A la hora de perder peso, al menos 45 minutos diarios llegan a producir cambios sustanciales al cabo de unos meses…Además, hacer ejercicio en una clase dirigida puede llegar a ser un reto gratificante , ¡harás nuevos amigos! 

  • El cuerpo es nuestro vehículo, acéptalo, respétalo y escúchalo.

SI HOY NO HA SIDO UN BUEN DÍA , RECUERDA QUE MAÑANA SALDRÁ EL SOL.