PRODUCTIVIDAD, A SALTO DE MATA (PILDORITA XXVI)

Productividad, a salto de mata. Obtener resultados inmediatos no es harina de otro costal, como regla general, preferimos conseguir logros para ayer. En juego queda nuestra capacidad para organizar cada hora, y así cada día para alcanzar metas tangibles.

Con nuestra pildorita de esta semana hemos lanzado un dardo a la reflexión de tu organización personal. ¿No te ha pasado el brujulear en redes sociales con la intención de dedicar escasos 5 minutos que al final se alargan hasta casi 35 minutos?

El poder de la distracción termina absorbiendo a todo buen propósito con el fin de acaparar a placer cuanto ofrezcamos de forma ociosa, sin rumbo y ausente de cotas.

Resulta de utilidad mantener papel y lápiz a mano, aunque muchos opten por la aplicación de notas del teléfono. El fin es idéntico, cualquiera opción es válida.

Planifica, anticípate al día, y como medida de buen hábito revisa la noche anterior tus tareas a realizar el día siguiente. Las tareas más tediosas solvéntalas a primera hora de la mañana, evita postergar las que más energía exigen hacia la tarde. Nuestro nivel de atención también disminuye conforme avanza el día, el organismo acusa el cansancio y de esa forma afecta a la capacidad de actuación. Como dirían los bohemios, procrastinar, y cede el paso a la acción. 

Ya lo decía Sor Laura en sus clases a los más holgazanes; “contra la pereza un palo en la cabeza.”

Photo by Carl Heyerdahl on Unsplash