Richard Branson es el fundador de al menos 400 empresas en funcionamiento. Y como es normal no todas han funcionado bien, con lo que el número total de empresas creadas es muy superior. Como él mismo dice, “no suelen ir bien los primeros negocios, al menos no es lo habitual”.

“Siempre he sido un aprendiz”

Por lo tanto, el paso a conseguir el éxito consiste en aprender. Poco a poco, de forma constante, hasta conseguir las metas propuestas: “Siempre he sido un aprendiz, interesado en descubrir cómo funcionan las cosas. Y la gente con la que trabajo tiende a ser parecida a mí”.
Dentro del imperio Virgin ha habido todo tipo de negocios: aerolíneas, trenes, música… Ahora está investigando en la energía eléctrica, intentando ser un competidor de Tesla. Lleva desventaja en este campo, pero esto no supone más que un reto para Sir Richard Branson: “Una de las maneras de aprender es salir de nuestra zona de confort y aceptar nuevas ideas; pronto verás los resultados de hacerlo”.

Al salir de la zona de confort estamos rompiendo una imagen preconcebida de nosotros mismos y de la realidad. Claro que en un principio no es agradable, ya que supone un reto y un esfuerzo cambiar nuestro propio diálogo interno, el que tenemos con nosotros mismos. Esto amenaza nuestra seguridad, la seguridad en unas creencias afianzadas sin saber el motivo. Pero a la vez nos impulsa a grandes retos: “Enfocarte en un tema fuera de la norma puede traer una energía renovada a las actividades de todos los días”.

Richard Branson también quiere ser un pionero en el turismo espacial, con viajes cortos de tres horas que permitan ver el mundo desde una perspectiva espacial. La base será el Spaceport que Virgin Galactic tiene en Nuevo México. Esta es su pista. ¿Estás listo para despegue?

Virgin-13